Cuando hacemos cosas en familia disfrutamos de una actividad sin tensiones, sin estrés, de disfrute. Compartir esa experiencia contribuye a hacer crecer los vínculos.

Nos estamos preparando para unir a padres, madres y niños/as en el diseño de esos espacios y oportunidades de encuentro.